Ingredientes Poderosos

Té Verde Gyokuro

¿Una taza de té lujoso? Entonces hazlo de Gyokuro, una de las variedades más apreciadas de té verde del planeta. Sí, de todo el mundo. Gyokuro se cosecha de una forma tan única, que sus antioxidantes naturales y propiedades anti-irritantes logran maximizar su total potencial. El resultado es un té rico y nutritivamente delicioso, abundante en aminoácidos Umami, que al ser bebidos apoyan la vitalidad interna. Además, Umami ayuda a mitigar, calmar y luchar contra los daños oxidativos cuando se infusiona junto a un coctel de ingredientes para una piel luminosa. Un dato curioso: los samuráis se tomaban un té Gyokuro antes de cada batalla por sus ingredientes relajantes, teanina y una vigorosa dosis de cafeína. Este es un elixir de belleza usado por cientos de siglos y cuyos poderes calmantes han sido optimizados en los tiempos modernos.

El arte de la cosecha 
En la granja familiar Obubu Tea en Kyoto, Japón, han perfeccionado el delicado proceso del cultivo del Gyokuro, también conocido de forma más romántica como el rocío del jade. Esta técnica revolucionaria consiste en -justo antes del tiempo de cosecha-, a finales de Abril, recubrir el cultivo completo de Gyokoru durante tres semanas con una costosa sombra negra. Así se previene que la luz directa de los rayos del sol toque las verdes hojas disminuyendo el proceso de la fotosíntesis, logrando cambiar la química de las hojas del té, generando niveles superiores de cafeína y teanina, la clave de los componentes que ayudan a energetizar, suavizar y proteger las células de la oxidación y la irritación. Después de tres semanas en la sombra, solo las hojas más jóvenes y vitales son cosechadas a mano y vaporizadas, después son enrolladas de forma artesanal para dejarlas secar al aire y así permitir que los verdaderos componentes del sabor del té se liberen completamente.

Los beneficios del té verde, Gyokuro
El té de Gyokuro está repleto de beneficios. Por ejemplo, su cafeína es un potente anti-irritante que calma la piel y minimiza la irritación y los daños. Y como todo en la vida, entre más tranquila esté tu piel, menos susceptible estará hacia el daño. Los investigadores de Clinique han demostrado que cuando las células de la piel se encuentran en un estado de equilibrio, no solo son menos propensas a la irritación que causa un excedente de producción de melanina, sino además son más receptivas para poder ser tratadas y reparadas. Gyokuro es un ingrediente clave en Clinique Even Better Clinical Dark Spot Corrector & Optimizer, calma las irritaciones causadas por factores ambientales, develando una piel más suave y radiante.

El ritual: un té, tres fermentos
Hay todo un arte cuando se trata de disfrutar una copa del té del rocío de jade. De acuerdo con la tradiciones ancestrales japonesas, el ritual del té Gyokuro involucra el tomar tres tipos de fermentos en agua sumamente caliente, lo que permite que la totalidad de los complejos sabores puedan ser disfrutados. Para la primera infusión, remoja el té en agua hirviendo a fuego lento por 15 segundos. Esta tendrá un dulce sabor con ligero toque de pasto verde. Ya que se haya degustado la taza, reposa las hojas por una segunda ocasión en agua burbujeante. Entre más sea remojado le dará mayor intensidad a los sabores, creando un té ligeramente más fuerte con un sabor un poco más amargo. Empapa nuevamente las mismas hojas de té dejándolas 30 segundo más en agua hirviendo, esto le dará una rica cualidad astringente. Aunque el sabor es un poco particular, este es muy abundante en antioxidantes naturales. Este es una excelente rutina para la piel, además de que esta rutina es para saborearse.

Tips: Después de infusionar, mezcla las hojas de té verde en un bowl de arroz hervido. Agrega salsa de soya y espolvorea un poco de semillas de ajonjolí para un delicioso deguste de comida japonesa para el espíritu.

Fotografía de ingredientes: Darrin Haddad | Fotografía: Mark Holladay Lee | Texto: Hilary Presley