Arma Letal

La guía de salvación
de tu piel para el invierno

Luces brillantes, chocolate caliente espumoso, banquetas congeladas y abrigos acolchados – estos son algunas de las alegrías del invierno. ¿Aunque no todo es divertido durante esta temporada tan mágica? La piel de tu rostro de repente se siente dos tallas más chicas. Seca, tirante, con comezón y muy incómoda - es como si tratarás de estrujarte en un par de skinny jeans de lana súper apretados. “Cuando baja la temperatura, tu piel parece ser atacada por dos frentes,” explica el Dr. Michelle Henry, Clinical Instructor de Dermatología del Weill Medical College. Una vez que esta frío afuera, existe más humedad en tu piel que en el aire, por lo que el aire es como una sanguijuela de tu propia humedad. Además, al adentrarte constantemente a lugares cerrados con aire caliente se repite el mismo fenómeno una y otra vez”. Prepárate para este tipo de asalto - con unos ligeros cambios en tu rutina de cuidado de la piel - es la forma óptima para permanecer con una piel suave y sobre todo cómoda (y seguro mucho más iluminada) durante está temporada. El ignorar estas señales puede resultar en una sequedad de piel crónica, lo que puede llevarte a inflamaciones de la dermis y el rompimiento de las fibras de colágeno (¡no muchas gracias!). 

Desde ponerte capas de humectantes, hasta cambiar el tipo de limpiador para poder absorber un poco más de agua, lee los tips de los expertos en cómo mantener tu piel suave, lisa y cómoda todo el invierno.

1.Asegúrate que el limpiador facial sea extra suave. 
La piel es generalmente menos grasosa y más frágil durante el invierno (piensa en seca, roja e irritada). “Es súper importante no contribuir a la resequedad al utilizar un limpiador que además deshidrate la piel,” explica el Dr. Henry. Cambia a un limpiador más suave que provee una limpieza completa sin secar la piel. Uno de los favoritos de los dermatólogos es Liquid Facial Soap Extra-Mild. Este remueve gentilmente el maquillaje, mientras a la par aporta humectación a la piel y calma las irritaciones. Un tip: si tu piel es extra seca, puedes retirar este tipo de limpiador con un pañuelo limpio, en vez de utilizar agua, evitando una resequedad mayor.

2.Aplica el hidratante en capas.
Justo como te vas apilando la ropa (camiseta, suéter, abrigo, bufanda), querrás ponerte capas de hidratación. La piel seca necesita todo tipo de apoyo, y las capas pueden ser de mucha ayuda como una dosis adicional de humectación. La base ideal es Moisture Surge 72-Hour Auto-replenishing Hydrator. Se necesita de multi ingredientes para poder cumplir con una mayor dosis de hidratación: cafeína y agua activada de aloe estimulan la circulación del agua interna de la piel, manteniendo las capas más profundas igual de hidratadas que las capas superiores, mientras que el ácido hialurónico atrae la humedad del aire y la mantiene en la piel. A la vez, ésta es una fórmula en gel muy ligera que se absorbe en la piel inmediatamente, haciendo el proceso de las capas mucho más sencillo, permitiendo que no se sienta como si tuvieras puesto una pulgada de glaseado en tu piel. Incluso para un boost de hidratación lo puedes aplicar sobre tu maquillaje a la mitad del día.

3.Mantén el SPF en tu rutina.
“La protección solar es igual de importante durante el invierno. No importa si hace frío, si hay luz de día existe UV causando daño”, describe el Dr. Henry. De acuerdo con Skin Cancer Foundation, la nieve refleja hasta un 80 porciento de luz UV de los rayos del sol, lo que significa que a menudo eres alcanzada por el mismo rayo dos veces, dando como consecuencia un incremento en el riesgo de envejecimiento prematuro. Utiliza un humectante de día con al menos un SPF 15, como Smart Broad Spectrum SPF 15 Custom-Repair Moisturizer for Very Dry to Dry skin. Esta rica fórmula sorprendentemente es libre de aceites (¡no brotes!) y repleta de hidratantes como el ácido hialurónico, además de contar con péptidos reparadores que reducen las líneas finas y ayudan a reafirmar la piel.

4.Ilumina con vitamina C. 
Es de lo más común decir que muchas de nosotras experimentamos en el invierno la llamada piel azul: apagada, ceniza, de tez descamada. Protégela dándole a tu piel una dosis diaria de vitamina C, la cual ayuda a reducir las manchas y suaviza la piel áspera, restaurando su luminosidad natural. Mezcla dos gotas de Fresh Pressed Daily Booster with Pure Vitamin C 10% en tu humectante, tanto en el día como de noche, así te aseguras que tu piel se va volviendo más y más iluminada a la par que el día se va obscureciendo.

5. Exfolia, exfolia, exfolia.
Sí existe un tiempo para empezar a exfoliar, es el invierno, momento en que las células muertas y secas se apilan con mayor rapidez. La exfoliación ayuda a limpiar para revelar una suave, tersa y mucho más radiante piel. Además que prepara el camino para una mejor absorción del resto de los productos de tratamiento, por lo que es recomendado realizar justo antes de aplicar el humectante, tratamiento o mascarilla. Existen dos tipos de exfoliantes: los químicos, que típicamente utilizan glicólicos y ácido salicílico; y el manual, que se realiza a través de pequeños y finos granos para restregar. Los dos trabajan muy bien es más, su elección es por preferencia o sensibilidad en la piel. Clarifying Lotion, es un exfoliante en líquido que combina el ácido salicílico con ingredientes hidrantes y calmantes, lo cual la hace tan gentil que hasta se puede utilizar dos veces al día, todos los días.

6. Contorno de ojos hidratados.
El aire del invierno absorbe la humedad de la piel. Esto es un gran problema para la piel frágil y delgada alrededor de los ojos, la cual ya de por sí carece de una hidratación adecuada. Reaprovisionar de hidratación ayuda a suavizar y rellenar el área de la piel debajo de los ojos y atenúa las ojeras, las cuales pueden aparentar ser más obscuras cuando la piel se encuentra deshidrata. La solución, All About Eyes Rich un tratamiento en gel a base de lípidos que aportan una máxima hidratación por debajo del área de los ojos además de que repara la barrera de humedad de la piel para una mejor retención. Otro tip: utiliza un removedor de maquillaje que no seque el área y se muy cuidadoso para que no tires o estrujes la piel alrededor de los ojos.

7.Ama tus labios.
“Los labios son indefensos en contra del invierno porque estos no pueden producir los aceites para protegerse además de que siempre están expuestos”, explica el Dr. Henry. Es por eso que constantemente están secos y descarapelados durante toda la estación. Para regresarlos a su estado ideal, necesitas de una estrategia doble: primero exfolia y después hidrata profundamente. Suavemente masajea con 7 Day Scrub Cream Rinse-Off Formula con el fin de remover todos los pellejos de la piel descarapelada, limpiándolo con un pañuelo. Después consiéntelos con el bálsamo de labios de base de petrolatum, el cual atrapará la humedad y actuará como una barrera en contra de los elementos duros. Un bálsamo muy recomendable es Pep-Start Pout Perfecting Balm. Viene en tres tonos, que favorecen universalmente a todos los tonos de piel para dar un toque de color a los labios, también existe una opción sin color. Utilízalo sólo, o por debajo del lipstick para un toque extra de hidratación.

8.Ducha o tina, que sea rápido.
Las bajas temperaturas nos hacen desear un baño calientito, pero el agua caliente, reseca extremamente la piel y reduce la humedad. “Yo siempre le digo a mis pacientes, que los baños durante el inverno no es exactamente el momento para perderse en los pensamientos”, comenta Dr. Henry. Ella recomienda utilizar agua tibia y bañarse en máximo 10 minutos (5 mucho mejor). En un baño de tina, añade al agua un aceite o jabón hidratante, y trata de estar mojada el menor tiempo posible.

9.Hidrata tu cuerpo con una rica crema.
Después de la ducha, aplica mientras tu piel todavía esta húmeda y el baño continua repleto de vapor con una humedad al máxima, una rica crema de cuerpo. Deep Comfort Body Moisture es casi milagrosa cuando se trata de sequedad, irritación, piel inflamada, e incluso eczema. Los ingredientes claves: glicerina, ácido hialurónico, manteca de karité y vitamina E.

10. Sobredosis de H20.
“Durante el invierno, realmente no tenemos calor ni sudamos, por lo que nos sentimos con menos sed”, comenta la Dr. Henry. Como resultado, tendemos a tomar menos agua (y probablemente mucho más alcohol durante las fiestas). Mientras que tu cuerpo no te está indicando que tomes agua, aun así es muy importante que sigas con la ingesta de líquidos. Tu piel es el órgano más grande del cuerpo y sus células necesitan estar bien hidratadas para poder seguir funcionando (brillando) a su capacidad máxima. 

Fotografía: Saria Atiye | Texto: Julie Redfern | Peinado y Maquillaje: Lizzie Arneson | Prop Styiling: Erin Lark Grey