Arma Letal

Hola, limpieza:
tu guía indispensable
para limpiar el rostro

Sabemos lo difícil que es, sin duda una verdadera lucha. Lo último que deseas después de un largo día o noche (o ambos), antes de desplomarte en la cama, es seguir una complicada rutina para el cuidado de la piel. Pero, como seguro le escuchaste decir a tu dermatólogo, a tu mamá, a tus amigas, a tu... (Podríamos seguir la lista), lavarse la cara todos los días es crucial para conseguir y mantener una piel hermosa, luminosa y saludable. Incluso aunque tengas el cutis “normal”, la limpieza facial adecuada puede ser la diferencia entre una buena piel y una piel fantástica. Por otro lado, ¿si tienes el rostro repleto de molestos brotes o secciones secas? Definitivamente un producto adecuado de limpieza puede ayudar a solucionar todo.

El primer paso para tener una piel feliz es identificar tu tipo de piel. Se deben de tomar en cuenta muchos factores como: el clima, la edad, la contaminación y las horas de sueño. Empieza con este diagnóstico online para saber cuál es el tuyo. Fíjate cómo sientes la piel día tras día, temporada tras temporada y a medida que pasan los años. Es muy común tener que ir haciendo ajustes (por ejemplo: más hidratación en invierno, más control de la grasa en verano, etcétera). Un producto de limpieza adecuado, usado diariamente, tiene la capacidad de recuperar el equilibrio y el resplandor pase lo que pase. ¿Otro beneficio? Una piel limpia y equilibrada permitirá que el resto de los productos para su cuidado actúen con mayor eficacia, además será más sencillo aplicar el maquillaje.

Ahora que ya sabes cuál es tu tipo de piel, esto es lo que debes buscar en un limpiador:

SI TIENES PIEL SECA...
El santo grial de la resequedad es un limpiador que ayude a retener la humedad de la superficie de la piel con el fin de aportar una hidratación duradera. Una fórmula líquida que contenga ingredientes como ácido hialurónico y aloe permiten contener la humedad de forma natural, y además de tener agentes que trabajan para dar limpieza, también la reconfortan. Liquid Facial Soap Mild or Liquid Facial Soap Extra Mild ofrece las dos cosas a la vez.

SI TIENES PIEL GRASA
El exceso de sebo (la grasa que produce la piel de forma natural) hace complicada la limpieza profunda. Al sebo se le adhieren tanto el maquillaje como la suciedad creando una acumulación que queda filtrada en el fondo de los poros. Sin embargo, una limpieza demasiado agresiva puede destruir la barrera de humedad de la piel provocando que, como defensa, se produzca más grasa acentuando el problemas. El objetivo es eliminar esta condición y a su vez mantener los niveles de humedad. El Liquid Facial Soap Oily Skin Formula hace exactamente lo anterior.

SI TIENES PIEL NORMAL O MIXTA...
Definitivamente eres afortunada y no deberías de tener muchas quejas, aún así, es posible que algunas zonas del rostro tengan algunas necesidades. Por ejemplo, la zona T tiende a ser un poco más grasosa que el resto o puede haber ciertas áreas secas. Una fórmula en crema que se convierte en abundante espuma, como Rinse-Off Foaming Cleanser, la mantendrá bien equilibrada. Además es ideal para idisolver el maquillaje de larga duración y los protectores solares. Después de eliminar minuciosamente el maquillaje continúa con Liquid Facial Soap Mild con el fin de lograr una doble y reconfortante limpieza para la piel. 

SI TIENES PIEL SENSIBLE...
La piel con tendencia a irritarse puede ser la más difícil de tratar. Busca un limpiador muy suave y sin sulfatos que contenga ingredientes calmantes (la cafeína y el extracto de algas son estupendos), además asegúrate de que tenga sustancias hidratantes como la glicerina. Si buscas todos estos beneficios, Extra Gentle Cleansing Foam es fantástico, además contiene ácido salicílico, ideal para eliminar suavemente cualquier resto de grasa sin agredir la piel.

SI TIENES POROS OBSTRUIDOS...
¿Sientes que tu piel necesita una limpieza profunda? La exposición diaria a contaminantes agresivos (por ejemplo el gas natural, los gases de escape o el humo) pueden obstruir los poros y volver la piel opaca. Para desintoxicar el cutis, busca ingredientes como el carbón de bambú, este extrae las impurezas de la piel como un imán y al estar combinado con glicerina la hidrata buscando prevenir que se reseque. Ambos se encuentran en City Block Purifying Charcoal Cleansing Gel.

Una vez hecho el trabajo preliminar de elegir el limpiador apropiado para ti, en realidad lavar el rostro es lo más sencillo. Necesitas tres minutos y tu limpiador, ya solo te falta agregar agua. Incluso hasta lo puedes hacer con los ojos cerrados (wink, wink). El método es muy sencillo: frota el limpiador en las manos con agua tibia, masajea suavemente sobre el rostro, aclara y seca dando golpecitos con una toalla, nunca estrujas la piel. (Si llevas maquillaje, siempre debes usar un desmaquillante antes de lavar el rostro con un limpiador, ya que son dos cosas diferentes). Ahora a salpicar. ¡Ya no hay excusas!

¿Quisieras un plan integral sobre el cuidado de la piel? Para conseguir una consulta de cortesía visita el mostrador Clinique más cercano tú solo llega, no es necesario pedir cita.