Arma Letal

El Poder de una Doble Limpieza

¿Tomarías un baño con la ropa puesta? Claro que no. Piensa en el maquillaje como si fuera la ropa de tu rostro. Si no lo retiras correctamente, actúa como una barrera entre tu piel y el limpiador facial.

Cómo lavarse el rostro

Para poderle dar a tu piel una limpieza profunda al final del día, existen dos tipos de impurezas que hay que atacar: el maquillaje y la suciedad que se acumula durante el día. Si deseas eliminarlas, necesitas una estrategia de doble golpe: primero, un removedor de maquillaje con base en aceite para poder disolver aquel tenaz producto de larga duración (bases, correctores, rubores, etcétera), seguido por un limpiador con base en agua para quitar el sudor, contaminación, polvo y cualquier otra acumulación de grasa que se quede atrapada en los poros. Con este acercamiento de doble enfoque, notarás tu rostro mucho más radiante. Además se purifican los poros, lo que significa que los tratamientos que apliques sobre la piel tendrán una mejor absorción, al igual que podrás aplicar el maquillaje con mayor facilidad.

Remueve el maquillaje 101
¿Cuál es la forma más rápida de eliminar totalmente el maquillaje? Una toallita desmaquillante. Ideal para aquellas noches en las que simplemente no te da la vida, cada una de estas súper saturadas toallitas remueven el maquillaje de una forma muy sencilla y sin esfuerzo, sin necesidad de usar algodón, tallar o enjuagar. Utiliza ambos lados de la toallita y sigue frotándola suavemente hasta que no quede ni un rastro de producto (esta es la única forma para saber si ya has eliminado realmente todo). Prueba Take The Day Off Micellar Cleansing Towelettes for Face & Eyes, que contiene micelas, pequeñas partículas de aceite suspendidas en el agua que atraen impurezas de una manera muy suave.

¿Al final de un largo día te quedó un poco de tiempo para consentirte? Dale a tu rostro un masaje con un bálsamo limpiador que se derrita en tu piel, como el Take the Day Off Cleansing Balm. Esta fórmula suave es ideal para disolver sin esfuerzo el maquillaje, incluso el más persistente, además deja la piel brillante con una apariencia saludable y luminosa. Toma una pequeña porción del bálsamo y por medio de movimientos circulares masajea tu piel (seca), desde el centro hacia afuera. Deja para el final los ojos y no olvides utilizar movimientos delicados, esto con el fin de evitar que el maquillaje se esparza por todos lados. Después, humedece una toalla con agua tibia, exprímela, y con ella cubre todo el rostro por cinco segundos. Utiliza nuevamente esta toalla para que, de una forma muy sutil, remuevas el resto del maquillaje. Enjuaga la toalla nuevamente ahora en agua fría, y re-aplícala en tu rostro para cerrar los poros. Al terminar repite después de nosotros: ahhh.

El beneficio de la limpieza
Con el maquillaje y demás partículas fuera del camino, ahora si la limpieza puede empezar a hacer su verdadero trabajo. Esta segundo aseo trabaja más allá de las impurezas superficiales y va mucho más fondo, purificándola y proporcionándole una limpieza definitiva a la piel. Está, también te facilitará el poder reconocer tus verdaderas preocupaciones (piensa en resequedad, acné, etc…) Otro de los beneficio de una piel limpia es que los sueros y cremas se absorben mejor y actúan de una manera mucho más rápida, aprovechando los beneficios al máximo gastando lo necesario. Un definitivo ganar, ganar.

¿Todavía no encuentras a tu alma gemela para limpiar tu rostro? Busca una fórmula que no te reseque o lastime tu piel, pero que sí logre una óptima y gentil limpieza. Otros ingredientes que tienes que conocer son: glicerina, extracto de alga y ácido hialurónico ; todos estos atraen la humedad, lo que da como resultado que la piel no se seque o se sienta tirante después de la limpieza. Para obtener los mayores beneficios de limpieza, utiliza tu limpiador con el Clinique Sonic System Purifying Cleansing Brush, que ayudará a limpiar los poros mejorando la textura de la superficie de la piel.

¿Quieres más tips para una piel saludable? Visita nuestros mostradores Clinique y solicita a nuestras expertas una consulta sin costo para el cuidado de la piel elaborada según tus necesidades. Elige un nuevo truco o descubre un producto nuevo, y no olvides aprovechar alguno de nuestros tratamientos gratis.

Fotografía: Christine Hahn