Arma Letal

Plan a prueba de errores
para elegir tu tono de
maquillaje perfecto

¿Confías en que el tono de maquillaje que llevas puesto es el que más natural se ve? Aquí un excelente consejo: si para que se vea parejo lo tienes que aplicar por todo el rostro, entonces siento decirte que estás usando el tono equivocado. El objetivo no debe ser cubrir totalmente la piel, sino buscar un producto para aplicarlo sólo cuando sea necesario y que además parezca que no estás usando nada. 

“Encontrar el tono adecuado es el factor más importante cuando se compra una base de maquillaje. ¿Si no luce invisible, entonces cuál es el punto? Es un aspecto decisivo”, expresa Catherine Balagot, consultora acreditada de Clinique, quien trabaja en el counter de Bloomingdale en la ciudad de Nueva York y cuenta con cientos de clientas que día a día buscan el tono de maquillaje ideal. “Muchas mujeres se frustran por su base, pero cuando encuentran la correcta, se sienten más tranquilas y la portan con más seguridad”, expresa Catherine, quien nos comparte y explica cómo encontrar el tono que seguramente se volverá tu alma gemela.

Compra de cara lavada. Puede parecer obvio, pero el tener la piel “desnuda” es absolutamente esencial cuando se trata de escoger el tono de maquillaje. Si ya estás utilizando el producto equivocado, las probabilidades indican que vas a volver a cometer ese mismo error, a menos que antes de probar algo nuevo lo retires completamente. El punto es igualar el tono natural de tu piel, no el de tu actual maquillaje. Para evitar sentirte expuesta, haz tu búsqueda una excursión #nomakeup (o lleva unas toallitas desmaquillantes en tu bolsa).

No te dejes guiar sólo por los nombres. ¿Conoces la expresión “nunca juzgues a un libro por su portada”? Esto aplica al encontrar el tono de tu base. “Nombres como beige o amber no son universales para todas las marcas o hasta dentro de una misma marca varían dependiendo el tipo de presentación”, dice Catherine. “Pueden ser una guía, pero nosotros siempre recomendamos hacer una prueba de tono con una consultora, éste es un servicio sin costo. También ten en mente que cuando la formulación es diferente, por ejemplo líquidos o polvos, el mismo nombre de base se puede ver con una ligera diferencia debido a su interacción con los diversos ingredientes.

Comprende qué tipo de tonalidad tienes. El tono por debajo de la superficie de la piel marca totalmente la diferencia en cómo se verá la base de maquillaje ya aplicada. Para poder identificar qué tono tienes, debes de examinar el interior de tu muñeca. Si tus venas son azules, entonces tienes un tono neutral, lo que significa que puedes utilizar todas las bases de maquillaje; tanto las que son frías como las cálidas (¡que afortunada!). Si tus venas son más hacia los púrpura, entonces tienen una tonalidad fría, por lo que tu piel tiene tintes rosados. Si tus venas se ven verdosas, entonces tienes una tonalidad cálida, lo que le da a tu piel unos destellos dorados. Lo más importante es buscar una base de maquillaje que cuente con el mismo tono de tu piel. Clinique utiliza la siguiente descripción en todos sus tonos de bases de maquillaje: N para neutrales (ideales para los tonos fríos y los cálidos), P para los rosados (ideales para tonos fríos), y la G para los dorados (ideal para los tonos cálidos).  

Muestreo con tres matices. Aunque sabemos que es muy tentador elegir intuitivamente el frasco que crees que es tu color, es importante siempre probarlo antes de comprar. La mejor técnica para encontrar el tono ideal es eligiendo aquellos tres que consideres que coinciden con tu piel. El siguiente paso es aplicar una muestra de cada uno de forma continua (una al lado de la otra) en el área de tu quijada, dejando un poco de piel entre cada una. “Uno de los errores más comunes es elegir la base de maquillaje que sólo se empareja con tu rostro. También se tienen que entremezclar y casi desaparecer con el tono de tu cuello”, dice Chaterine.

Reconfirma el ganador. Después de determinar cuál es la muestra que mejor se iguala, elimina las otras dos y maquilla una pequeña sección de tu quijada con aquella que crees que es la contendiente. Ahora toma y remoja un algodoncillo con desmaquillante y bárrelo justo en medio de la mancha de maquillaje. “Como si estuvieras usando un borrador para hacer una línea. Si todavía puedes ver una diferencia entre tu piel desnuda y la base de maquillaje, entonces no es el color ideal”, comenta Catherine.

Llévala a una prueba de manejo. No es ninguna noticia, antes de tomar una decisión debes verificar cómo se ve tu base de maquillaje con luz natural. Aunque cuando vas decidida a comprar, esto es más fácil decirlo que realmente hacerlo. “En Clinique ofrecemos muestras gratis de bases ideadas para que las apliques alrededor de siete días. Es de esta forma que las clientas indecisas lo pueden probar, simplemente las mandamos a casa con una provisión para una semana. La pueden usar para el trabajo, para salir de noche o los fines de semana y así se podrán dar cuenta si le queda bien”, explica Catherine. 

Haz la prueba de tono cada temporada. Incluso si usas protector solar todo los días, es inevitable que tu tono de piel sea un poco más oscuro durante los meses de verano y más pálido durante el invierno. Esta es una de las razones por las que tu tono de base de maquillaje no funciona igual todos los meses del año. En cuanto empieces a notar que luce un poco desigual, es momento de cambiar. Una vez que tengas establecidos los tonos que mejor te funcionen durante el verano y el invierno, los puedes mezclar para hacer tu propio tono ideal para los meses de transición como son el otoño y la primavera. Recuerda: el promedio de vida de una base después de abierta es de dos años. 

Fotografía: Karen Collins | Texto: Katie Livanos